Entorno Urbano despide a un delegado de USO en Almería tras el acoso constante a la afiliación

Entorno Urbano, concesionaria del servicio público de limpieza urbana de Almería, y cuyo socio mayoritario es Acciona -empresa del Ibex 35-, ha despedido a Francisco Manuel Fernández, delegado de USO y miembro del comité por “cometer una falta muy grave de transgresión de la buena fe contractual, deslealtad y abuso de confianza”, según alega la empresa.

Sin embargo, el despido de nuestro delegado se produjo tras acudir a la empresa la víspera de la festividad del 3 de noviembre, ya que la empresa no había enviado con antelación el listado de personas que querrían acudir a cubrir las vacantes, por ejercer sus funciones sindicales, entre ellas las de información a la plantilla. Este ha sido el detonante para que la empresa despida al delegado de USO: cumplir con las funciones sindicales de asesoramiento laboral a la plantilla, unido a la negociación del convenio colectivo.

Este es el último despido de un total de 10 tras el acoso constante a la afiliación de USO por parte de la empresa y después de semanas de protestas para exigir la readmisión del resto de compañeros despedidos. “Continúan los ataques a la libertad sindical y la democracia, y el colofón final ha sido el despido de Francisco Manuel, con más de 25 años de trabajo en el servicio. Hemos llevado a los tribunales todos y cada uno de los despidos y los servicios jurídicos del sindicato están estudiando nuevas demandas por presunta violación de derechos fundamentales, acoso laboral o conductas antisindicales”, defiende Rosa Escobar, responsable provincial de USO-Almería.

USO denuncia que los despidos comenzaron cuando el Ayuntamiento empezó a dejar de abonar los pagos del canon del servicio que la empresa había facturado pero que la Inspección municipal constató que no se habían prestado. “El Ayuntamiento se está limitando a observar que la empresa cumple con el contrato pero no tiene en cuenta la campaña de represión sindical que está realizando contra USO ni el régimen de dictadura que aplica la gerencia de Almería”, denuncia Escobar.